miércoles, 30 de diciembre de 2009

CONSEJOS PARA EL SEXO ANAL



El tabú anal inhibe a la mayoría de las personas de pensar, hablar y aprender acerca del uso sexual del ano. A continuación se enumeran 9 puntos que la mayoría de varones y mujeres aún no saben acerca de la sexualidad anal.

1. El Coito Anal es la forma menos practicada de la sexualidad anal.
Hay muchas formas de disfrutar eróticamente el ano. Las técnicas más comunes incluyen tocar el orificio anal mientras se masturban o manipulan los genitales de su pareja; o estimular el ano de su pareja durante el coito, o el método oral-genital.

Algunas personas disfrutan la sensación de un dedo -propio o de su pareja- insinuado en el orificio anal y rotado suavemente. Otros prefieren la inserción de un dildo o vibrador en el orificio o canal anal hasta el recto. Muchos varones, incluso heterosexuales, prefieren esta forma de penetración.

El método oral-anal se conoce popularmente como Rimming. La idea como tal les disgusta a algunas personas. Otras disfrutan practicándolo o permitiéndose a sí mismos esta manera especial de estimulación anal.

2. La Estimulación Anal, incluyendo el coito, no es dolorosa si se hace apropiadamente.

La creencia que el coito anal tiene que doler es un mito persistente y dañino. Lo mismo que en cualquier parte del cuerpo, el dolor indica que algo está mal. Lo mismo es en el área anal. Con su alta concentración de terminales nerviosas, el ano puede producir dolor extremo cuando es maltratado. Aún así, puede seguir siendo una fuente de gran placer.

Cuando un dedo, objeto o pene se introduce en el ano, los músculos anales se contraen, como si estuviesen combatiendo una invasión. Habrá dolor si las parejas no esperan que estos músculos se relajen. Bajo suficiente estrés, estos colapsarán y el dolor cederá, a menos que se haga daño posteriormente. Pero cualquier “placer” provisto por este tipo de actividad sexual deriva de la ausencia de disconfort.

El placer anal máximo requiere la eliminación de todo dolor o traumatismo físico de la experiencia anal. La autoprotección por parte de la pareja pasiva involucra decir “no” hasta estar lista para proceder. El “estar lista” es una combinación de relajación física, usualmente ayudada por muchas caricias y toques anales lentos y suaves, y el deseo. Ocasionalmente, los músculos de la región anal están relajados, pero la pareja pasiva todavía no está en disposición de ser penetrada. La estimulación debe remontar sólo en proporción al grado de receptividad.

3. El Coito Anal puede ser disfrutado aún si ha sido constantemente incómodo en el pasado.

Sólo el suficiente deseo no necesariamente garantiza un coito anal placentero. Tampoco es siempre la razón para una falta de interés o deseo por este tipo de práctica sexual una experiencia incómoda previa.

La tensión crónica del ano es la causa más común de disconfort anal durante su estimulación. Las hemorroides y la constipación usualmente son un signo de esta condición. La tensión puede ser aliviada tocando el ano y familiarizándose con él. Un momento ideal para explorar el orificio anal es mientras se toma un baño o una ducha. La respiración profunda también afecta los músculos anales. Contraer y relajar el ano es otra forma de aprender a relajarlo. Cualquiera que disfrute la masturbación podría querer experimentar con alguna forma de estimulación anal, a pesar que deba parar si siente algún tipo de disconfort.
Para muchas personas, el momento crucial en la estimulación anal es cuando se permite a la pareja masajear el ano entendiendo que no se intentará la penetración. Entonces, quien recibe las caricias anales puede concentrarse sólo en el placer que es capaz de generar esta zona erógena.

4. Dos anillos musculares llamados esfínteres rodean el orificio anal y cada uno funciona independientemente.
El esfínter externo es controlado por el sistema nervioso central, como los músculos de la mano, por ejemplo. Se puede tensar y relajar este esfínter cuando se desee.
El esfínter interno es muy diferente. Este músculo es controlado por el sistema nervioso autónomo, el cual gobierna funciones como los latidos del corazón y la respuesta al estrés. El esfínter interno refleja y responde al temor y ansiedad durante las prácticas anales. Estos causarán que el ano se tense automáticamente aún si la pareja pasiva está tratando de relajarse. Por ello, tomar precauciones acerca de la seguridad y el confort es esencial en este caso. Aún si la persona se siente cómoda durante el coito anal, puede que necesite aprender el control voluntario sobre su esfínter interno con el fin de relajarlo a voluntad. Hacerlo requiere insertar regularmente el dedo, quizás en la ducha o durante el baño cada día, y sentir el esfínter interno. El músculo cambia espontáneamente y en respuesta a la conducta. En este caso, simplemente el poner atención es más importante que tratar de relajarse. Cualquiera puede aprender gradualmente a controlar el esfínter interno voluntariamente.

5. La Estimulación Anal provee muchas formas de placer.
La más alta concentración de terminaciones nerviosas está alrededor del orificio anal mismo. Un dedo puede centrarse especialmente de forma efectiva. Cuando un objeto o pene es insertado más allá del orificio anal dentro del recto, se involucran otros placeres. La porción externa del recto, al igual de la vagina, tiene varias terminaciones nerviosas. La interna responde mayormente a la presión. Algunas personas disfrutan sentir la presión y plenitud una vez que entienden que estas sensaciones no presagian un movimiento intestinal inminente.
En los varones, la próstata -la cual se relaciona con la pared anterior del recto, unas pulgadas hacia adentro- puede ser una fuente de placer cuando se masajea con un dedo, un objeto o un pene. También, el extremo inferior del pene o “bulbo” está cerca del orificio anal y es estimulado indirectamente por la mayoría de tipos de prácticas anales.

El placer anal puede ser tanto psicológico como físico. El tabú anal se agrega a la emoción de lo prohibido. Otras personas consideran al ano como un lugar secreto y especial. Compartirlo con la pareja es un acto de apertura y entrega.
6. La Estimulación Anal puede guiar al orgasmo.

Probablemente, las mujeres lo hacen a través de las contracciones de los músculos pélvicos y una pequeña minoría por la pura sensación de ser penetradas analmente. Cuando los varones experimentan un orgasmo de punto de partida anal tienden a centrarse en la próstata. No hay duda que también están respondiendo a la estimulación directa del bulbo del pene.

Es más probable que los orgasmos producto de la estimulación anal se presenten cuando los participantes son absorbidos completamente por sus sensaciones y fantasías. Una manera cierta de anticipar tal orgasmo es determinarse a tener uno. Buscar un orgasmo anal creará nuevas presiones e interrumpirá el placer.
Debe recordarse que la mayoría de las personas requieren estimulación genital directa para alcanzar el orgasmo. Además, pocas personas tienen orgasmos sólo con la estimulación anal.

7. La dieta contribuye con el disfrute de la Sexualidad Anal.
Las evacuaciones regulares son la principal función del ano y el recto. Debe haber suficiente fibra en la dieta de una persona para que sus heces sean suaves, voluminosas y bien formadas. Esto permite que una evacuación se produzca sin fuerza ni esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos anales, causando disconfort y agregan tensión muscular. Frutas frescas, vegetales, granos enteros, o bran (salvado) no procesado son fuentes importantes de fibra.
8. Diferentes reglas de higiene se aplican a la vagina y el recto.
Como el coito puede ser vaginal o anal, muchas personas asumen las mismas reglas y las aplican tanto para la penetración vaginal como anal. A pesar que ambos canales están cubiertos por mucosas (tejidos suaves), son radicalmente diferentes. El recto no produce lubricación como la vagina sino sólo una pequeña cantidad de moco. Por eso, la penetración anal requiere de un lubricante. Deben evitarse los aditivos químicos. Los lubricantes de base acuosa (en forma de gel) son compatibles con el látex.

La principal función del recto es actuar como pasaje para las heces. Pero las heces no están almacenadas normalmente en el recto excepto justo antes de una evacuación. Pequeñas cantidades de heces pueden permanecer en el recto, especialmente si las heces no están bien formadas. Un lavado anal antes del coito ayudará a algunas personas preocupadas por la limpieza de esa zona a relajarse.

9. El Coito Anal puede ser perfectamente seguro, aún beneficioso.
Todos los otros riesgos se centran en las infecciones de transmisión sexual (ITS o ETS). Cada una de las comunes -gonorrea, sífilis, herpes- puede afectar el ano. Los parásitos intestinales y las bacterias usualmente son transmitidos cuando la materia fecal entra en contacto con la boca o vagina de alguien, más probable a través del método oral-anal.

El SIDA ha complicado el asunto. El VIH puede pasar del semen o sangre de una persona infectada al torrente sanguíneo de su pareja a través de pequeñas fisuras en el tejido rectal durante el coito. Para evitar este riesgo, el coito anal y el método oral-anal no deben practicarse de modo casual. Aquellos que disfrutan del coito anal siempre deben usar un preservativo. El método oral-anal siempre debe ser llevado a cabo con una barrera de látex. Por supuesto, en una relación monógama entre 2 personas sanas, el riesgo de enfermedad transmitida analmente es reducido.

Miles de varones y mujeres con problemas médicos anales han recuperado su salud anal desafiando sus actitudes negativas. Esta aproximación es indispensable para un disfrute erótico total del ano.

viernes, 18 de diciembre de 2009

LOS SEXOLOGOS RECOMIENDAN



• Respeto mutuo
• Olvídate del típico "Si me quisiera, sabría lo que me gusta". Es un billete asegurado a la frustración.
• Dejate sorprender. El buen sexo también tiene que ver con la actitud.
• Imaginate sexy. Comportate sexy. Te sentirás sexy.
• Dale unas vacaciones a la postura del misionero. Ellos suelen ser visuales, y por ende, a él le encantará contemplarte de otro modo.
• Alabalense. Cuando se sienten como reyes y reinas suelen mejorar.

5 películas para ver en pareja:

• Kinsey (Bill Condon, 2004)
• El imperio de los sentidos (Nagisa Oshima, 1976)
• 40 días y 40 noches (Michael Lehmann, 2002)
• Sofía (Alejandro Doria, 1987)
• 9 semanas y media (Adrian Lyne,1986)

5 discos para escuchar en la cama:

• Agaetys Byrjun, Sigur Ros
• I'm your man, Leonard Cohen
• 69 Love Songs, The Magnetic Fields
• Forbidden Fruit, Nina Simone
• I am a bird now, Antony and the Johnsons

5 libros para encender el fuego:

• Lo bello y lo triste, de Yasunari Kawabata
• Kamasutra Universal, de Chimo Fernández de Castro
• Venus en la India, de Charles Deveraux
• Afrodita, de Isabel Allende
• Como pidiendo agua, de Susana Román

viernes, 11 de diciembre de 2009

SEXO RAPIDO, PLACER INESPERADO





Las parejas que viven juntas suelen hacer que sus relaciones sean pausadas llenas de sensualidad y valorando tanto el antes como el después. Pero algunas veces cuando las circunstancias son apropiadas, la urgencia del deseo o las ganas de aventura pueden llevar a tener unas relaciones rápidas, porque ... simplemente no puedes esperar.

La mayoría de las parejas sienten sus relaciones como un ritual. Hacen el amor de una manera “muy académica” y perfectamente predecible, no importa lo complicado que este ritual sea. Pero hay algunos que necesitan o les gusta cambiar sus costumbres y buscan otros lugares u otras ocasiones para que su vida sexual no esté tan ritualizada.

El gozo del sexo rápido, cuando los dos lo desean así, ha sido denostado por todos los manuales sexuales al uso. Se ha hecho hincapié en las relaciones sexuales tranquilas con tiempo, apreciando la piel en toda su extensión y alargando los tiempos de cada uno de las fases de la respuesta sexual tanto o más cada vez.

Vuelta a los orígenes

Cuando la pareja ya ha experimentado todo lo que la relación pausada y lenta puede ofrecer y están un poco cansados de esta forma de hacer el amor, es bueno volver a las urgencias del principio, a la locura de los primeros tiempos cuando el impulso sexual era tan intenso que en cualquier sitio y de cualquier forma valía.

La mayoría de las parejas de hoy se creen más sabios y mejor preparados que las generaciones que les precedieron, pero el saber más no es garantía de pasarlo mejor. Tan enjaulado puede estar el deseo sexual si su jaula es de vergüenza o culpa como si es de técnicas y posturas. Recuperar el placer de la seducción inesperada, de la conquista súbita es reto para los amantes experimentados y para los que les gusta experimentar.

Es sexo rápido tiene un gran valor por si mismo, a veces, cuando se sabe tanto el día como la hora de las relaciones, uno deja de sentirse valioso como ser sexuado y es necesario recuperar esa sensación. Sentir como los ojos del otro se iluminan con nuestra presencia es algo mucho más importante que todas las técnicas del mundo, el sexo rápido nos la proporciona de una manera instantánea. A través de él tomas conciencia de lo atractivo/a que eres para tu pareja y de lo que te quiere como compañera/o de aventuras eróticas.

Algunas mujeres comentan que para ellas el sexo rápido les es mucho mas excitante que cualquier otra técnica. Como no está planeado les impide sentirse avergonzadas o culpables y con su torbellino les ayuda a sentir el orgasmo fácilmente. A ninguna mujer en su sano juicio le gusta ser violada pero muchas mujeres sienten que sus culpas y suspicacias con respecto al sexo desaparecen si se sienten tomadas de forma brusca por el hombre que ellas aman.

A veces el sexo rápido está asociado a riesgo, tener relaciones en lugares “prohibidos” o donde hay peligro de ser descubiertos añade un extra de morbo que algunas parejas han descubierto como necesario para disfrutar plenamente de sus relaciones sexuales.

viernes, 4 de diciembre de 2009

La duración ideal del las relaciones sexuales



Según las conclusiones de un estudio científico que se ha publicado en la revista "Journal of Sexual Medicine" ( la publicación especializada que dirige el inventor de la viagra), El coito correcto desde el punto de vista médico debería durar entre 3 y 13 minutos.

Todo lo que quede por debajo o por encima de esas cifras se consideran demasiado cortas o demasiado largas.

Si la duración es entre 1 y 2 minutos se considera una relación sexual demasiado corta, de 3 a 7 minutos se considera adecuada, la relación satisfactoria seria la que dura entre 7 y 13 minutos y y por último la que se alarga demasiado es la que tiene una duración de hasta media hora.

En estos baremos de duración media no se tienen en cuenta los juegos previos sino solo el tiempo de penetración vaginal.

Siendo así el estudio no va tan desencaminado, porque si se tuviera que tener en cuenta toda la relación sexual ( incluidos los juegos previos) la duración sería alarmantemente corta. Pero como sólo valoran el tiempo de penetración, el baremo de 7 a 13 minutos es más que suficiente para la satisfacción de la pareja.

Con esto también podemos darnos cuenta que en una relación sexual, a veces la penetración no es lo más importante, sino que podemos alargar más la duración de los llamados juegos previos ( como puede ser el sexo oral, caricias, masturbación mutua...) y disfrutar al máximo del momento.

En este estudio también hacen hincapié en que la imagen de la sexualidad que se ofrece en los medios de comunicación y en el cine en general inducen a una idea equivocada de las relaciones. Parece que hay muchos hombres y mujeres que comparten un modelo de fantasía, en el que "los hombres tienen que tener un pene grande, unas erecciones duraderas y aguantar toda la noche"

jueves, 26 de noviembre de 2009

La postura del amor: Cara a Cara



Aquí es la mujer la que domina la situación, el hombre tumbado y la mujer encima de él. Esta posición facilita la llegada del orgasmo a mujeres que les cuesta y necesitan un prólogo, ya que tienen la posibilidad de rozar su cuerpo contra el del hombre haciendo así que su clítoris se estimule directamente por el contacto del hombre. Mientras ella realiza movimientos sensuales encima de él , éste puede acariciarle las nalgas apretándola con fuerza hacia él. Es una posición muy estimulante para ambos.

martes, 10 de noviembre de 2009

El sabor del semen




De lo que más se quejan las mujeres al tener sexo oral es del sabor del semen. Muchas no lo hacen nada más porque no quieren probarlo. Para algunas no hay problema, pero para las que sí, bueno aquí van estos consejos para sus hombres.
El sabor del semen depende mucho de lo que comas.

Alimentos como las carnes rojas, al igual que el alcohol, el café y el cigarro pueden darle un sabor amargo, o muy fuerte e incluso desagradable. Y algunas verduras como el brócoli o los espárragos pueden darle un mal olor y un sabor no muy placentero.

Para evitar el mal sabor ten una alimentación balanceada, come de todo, ¡nada de fritangas y comida chatarra todos los días!

Toma mucha agua. Como sucede con otros fluidos del cuerpo, entre menos hidratado estés, más concentrados son. Si quieres que el sabor de tu semen sea más suave asegúrate de tomar el agua necesaria todos los días. (Por lo menos 2 litros, u ocho vasos).

Come muchas frutas y verduras, sobre todo los cítricos –naranjas, toronjas, incluso cerezas…- ¡Otros aliados muy buenos son la piña y el kiwi! Además que son deliciosos le darán a tu semen un mejor sabor.

martes, 3 de noviembre de 2009

El anillo vibrador



Un anillo vibrador como el anillo de durex es uno de los juguetes sexuales más fácil de presentar a tu pareja …

Gira la pequeña batería y deslízalo por el pene siguiendo las instrucciones del envase.

Dado que está diseñado para estimular el clítoris, es mejor empujar durante el coito con movimientos circulares en lugar de las envestidas tradicionales: la idea es mantener el pequeño vibrador, en la medida que sea posible, en constante contacto con el clítoris.

Se estimula la zona de manera mucho más eficaz si el hombre mueve su cuerpo hacia arriba (hacia la cabeza).

El anillo vibrador es también ideal para convertir el trabajo manual en una experiencia celestial. Pon el anillo en marcha, siguiendo las instrucciones, y pídele a tu chica q te masturbe (o hazlo tú mismo). La vibración del anillo pasa a través de sus (o tus) manos para que todo tu pene (o el de tu afortunado chico) sienta las vibraciones.

También funciona de maravilla durante el sexo oral. Pídele que te haga una felación mientras utilizas el anillo. No te arrepentirás!!!!


Fuente: blogsexoso

viernes, 23 de octubre de 2009

Kit eròtico para amantes



Para quienes gozan del sexo violento, el Super Deluxe Violet Wand Kit hará las delicias de los amantes masoquistas.

Este kit de lujo viene en una valija con los siete accesorios siguientes:

1. Un accesorio de cristal para jugar con electricidad estática que recorrerá a través del tubo de cristal hueco da el aspecto de una luz de neón púrpura. Donde el tubo toque, saldrán chispas…

2. La punta de prueba de la manija, o “punta de prueba de contacto del cuerpo.” Cuando esta punta de prueba se lleva a cabo contra una persona, convierte el cuerpo de la persona en un pararrayos. Dondequiera que la persona toque ligeramente a otro (mismo si es tocado por ellos), las chispas saltarán, creando las sensaciones interesantes para todos.

3. Un tubo 6 ” desea y 0.6 ” en diámetro. Este tubo funciona como el accesorio de cristal.

4. Cinco peines/rastrillos pinchadores. Éste es el accesorio original de Violet Wand.

5. Dancing Chain Accessory. Este accesorio funciona conjuntamente con la punta de prueba y las funciones de la manija como azote de cadena, pero en miniatura.

6. Silver Plated Rolling Drum. Este accesorio funciona conjuntamente con la punta de prueba de la manija y entrega algunas sensaciones espinosas agradables e intensas.

7. El Wartenberg Pinwheel. Este accesorio también funciona conjuntamente con la punta de prueba de la manija y es uno de los Violet Wand más populares. También está entreteniendo absolutamente en sus el propio, incluso sin ninguna alza eléctrica.

domingo, 11 de octubre de 2009

Cómo excitar a una mujer



La excitación sexual de la mujer es bastante más compleja que la excitación del hombre y más difícil de comprobar.

El hombre tiene rápida respuesta ante los estímulos eróticos lo cual puede verse facilmente debido a que el pene se pone erecto y esa erección será más consistente a medida que la excitación aumente.

Si bien la mujer ofrece ciertas transformaciones a nivel físico durante la excitación sexual, estas, en la mayoría de los casos, suelen ser muy sutiles y se necesita una cierta experiencia para darse cuenta en que momento están ocurriendo.

No se puede escribir un manual sobre como excitar sexualmente a una mujer sin considerar que hay diferentes tipos de mujeres, están las que no tienen ningún tipo de inhibiciones y viven su sexualidad igual que los hombres y aquellas para las que el sexo va indefectiblemente unido a los sentimientos.

Estas últimas, generalmente son las que tienen más dificultades en lograr la excitación y por lo consiguiente el orgasmo.

Estos son algunos consejos para excitar sexualmente a una mujer que conviene tener en cuenta.

El tiempo

Lo primero que se debe saber es que las mujeres necesitan más tiempo que un hombre para alcanzar la excitación.

Un hombre puede excitarse con una simple caricia en el pene o viendo a alguien desvestirse, en cuanto el pene se pone erecto ya está dispuesto para la penetración.

El tiempo que necesita una mujer para excitarse sexualmente, es variable, pero se calcula que entre 10 y 20 minutos, como mínimo.

El romance

La mujer para excitarse necesita entrar en clima lentamente, nada de arrojarsele encima con prisas ya que eso logrará un efecto totalmente negativo.

Recuerda que el hombre reacciona más a los estímulos externos pero las mujeres son más emocionales, si quieres seducirla ponle un toque de romance a la situación.

Besos y caricias

Para excitar sexualmente a una mujer los besos y las caricias son fundamentales.
Las caricias deben ser en todo el cuerpo, si crees que la zona genital y los senos son las partes más erógenas, estás en un error.

Hay mujeres que tienen mucho más sensibilidad en el vientre, las piernas, los brazos, la nuca, la espalda y el cuello, por lo tanto no dejes lugar sin acariciar y vas observando las reacciones.

Nunca comiences enfocando tu atención en la zona vaginal, al contrario demora todo lo que puedas en el resto del cuerpo y déjalo para lo último.

Las palabras

Las palabras tienen mucho efecto para lograr la excitación de una mujer, algo que nunca falla son los elogios sobre el cabello, la piel, los ojos y todo lo que te surja decirle en ese momento.

El lenguaje erótico que tanto excita a los hombres puede causar rechazo a muchas mujeres, lo más conveniente es deslizar alguna palabra fuerte y observar la reacción, si a ella le gusta estás de suerte y encontraste un camino más rápido para llegar al objetivo.

La imagen

El hombre también debe verse sexy para provocar el deseo en una mujer y para ello no se necesita más que una ducha y un par de gotas de algún perfume agradable.

Presta especial atención a tu ropa interior, no importa que tipo de prenda prefieras siempre y cuando te quede al cuerpo y luzca bien.

Por último un detalle importante, cuando te quites la ropa, que sea toda la ropa, ni se te ocurra dejarte las medias puestas, ese sería el error más grande de todos.

sábado, 3 de octubre de 2009

Las hierbas y el acto sexual



Desde hace miles de años, la medicina oriental ha estado tratando con éxito las disfunciones sexuales en las mujeres. La ciencia occidental ha comenzado a utilizar estos métodos milenarios, agregándoles toda la tecnología moderna...

Investigaciones realizadas en los Estados Unidos han demostrado que por lo menos el 40 por ciento de mujeres de ese país sufren hoy de un cierto nivel de disfunción sexual.

Por otro lado, en los países asiáticos como India, Japón y China, las prácticas sexuales de las mujeres sanas incluyen a menudo varios estimulantes herbarios y afrodisíacos.

Por eso mismo, el mundo occidental parece estar comenzando a atender a estos remedios herbarios que fueron usados durante siglos por la gente de estas culturas, aunque además se están refinando y combinando para aumentar las sensaciones sexuales y el apetito sexual.

Una de las formas en que las mujeres pueden tener una vida sexual más satisfactoria, es usando cremas herbarias que contienen los nutrientes necesarios para mejorar la respuesta sexual.

Estas cremas pueden estimular la lubricación vaginal e intensificar el orgasmo sexual en un lapso relativamente corto (e incluso inmediato) en casi todas las mujeres, sin importar su edad.

Los especialistas sugieren que las mujeres que sufren de disfunciones sexuales usen algunos de los productos de la siguiente variedad, los cuales incluyen suplementos naturales para tratar la complejidad y diversidad de la fisiología femenina (Nota: Consulte siempre con su médico antes de usar cualquiera de estos productos). Entre ellas se cuentan:

• Gingko Biloba. Esta hierba se ha utilizado de forma segura en China por miles de años para promover la longevidad, incrementando la circulación y la libido, así como para mejorar algunas funciones mentales.

• Extracto de ginseng siberiano y palma. Esta mezcla herbaria aumenta la energía y la libido, al tiempo que disminuye la sequedad vaginal promoviendo un tejido fino vaginal más suave y sano.

• Mentol. Actúa para relajar y dilatar las células de la piel, permitiendo a los nutrientes aumentar el flujo de sangre hacia el clítoris, estimulando el flujo sanguíneo y las terminaciones nerviosas.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Cómo obtener más orgasmos



Si eres un hombre y quieres que tu mujer tenga más orgasmos durante el sexo, prueba alguna de las siguientes técnicas:

Hay muchas mujeres que no tienen orgasmos por el coito. Verás, si hay coito centrándose en el movimiento que un hombre necesita para tener un orgasmo (el movimiento del pene hacia adelante y hacia atrás rozando la vagina), entonces el clítoris de la mujer puede no estar recibiendo la estimulación suficiente.

Para que una mujer tenga un orgasmo, necesita recibir contacto en su clítoris. Su clítoris necesitaría ser frotado en una forma similar al que ella lo haría al masturbarse, a menudo a través de un contacto directo en un movimiento circular.

Para ello;

Acerca tu pelvis a la de ella durante el coito

Cuanto estés penetrándola, permanece cerca de manera tal que frotes su clítoris y el área de la pelvis contra tu pelvis o hueso púbico. Deja que ella roce su clítoris contra ti.

Deja que ella esté arriba

El que este arriba durante el sexo hace que ella coloque su clítoris en un contacto más directo con tu hueso púbico, y de esta forma ella puede frotarse sobre tu cuerpo.

Deja que ella use su mano en su clítoris.

Mientras tu pene esta en su vagina, deja que ella deslice su mano entre sus cuerpos para que pueda estimular su clítoris y así llegar al orgasmo.

Pon tu mano en su clítoris

Mientras tu pene esta en su vagina, escabulle tu mano hasta su clítoris y estimúlalo de manera que pueda tener un orgasmo (como si estuvieses masturbándola).

Y, finalmente, y sobre todo:

Cómo los hombres pueden durar más

Para mantener tu vida sexual sexy, querrás que el sexo dure más que unos pocos minutos. Una forma de hacer esto es que el hombre logre aguante más tiempo antes de que eyacule. Aquí tienes una manera con la que puedes entretenerte al hacer que el hombre que amas dure más tiempo.

El parche

Muchos hombres duran más la segunda vez que tienen sexo, si lo hacen más de una vez en una noche. Esto significa que puedes tener un rapidito (o él puede masturbarse) para quitar la primera eyaculación del medio. Luego la segunda vez, él podría ser capaz de durar más tiempo.

La solución de fondo

Para controlar la eyaculación, un hombre debe ser capaz de reconocer la sensación antes del punto sin retorno, y reducir su excitación sexual lo suficiente para que no llegue al punto sin retorno hasta que esté listo. Los hombres pueden aprender a identificar su nivel de excitación sexual y mantenerlo en un nivel que les dará placer a sus parejas.

Tu excitación sexual se incrementa a medida que te aproximas al orgasmo. Piensa en él como si tuvieses una escala que va del 0 al 10. Cero significa que no siente ninguna excitación sexual. Diez es cómo te sientes durante el orgasmo.

Trata de mantener tu cuerpo y tu mente en un nivel de excitación pareja durante el sexo (alrededor del nivel 7 u 8) sin llegar al punto sin retorno, también conocido como inevitabilidad eyaculatoria, la cual rondaría en el nivel 9.

Intenta practicar esta técnica mientras te estás masturbando:

Cuando te sientas cerca al orgasmo, clasifica esa sensación en tu mente con un número apropiado.

Cuando sientas que estas acercándote al nivel 8 de excitación, intenta bajarlo, permaneciendo en 7 para que no pierdas el control y alcances el nivel 9, el cual te pondría al borde del orgasmo.

La mejor manera de hacer esto es dejar de masturbarte cuando alcances el nivel 8; luego comienza de nuevo cuando tu excitación haya bajado al nivel 5 o 6.

Deberías practicarlo diariamente o al menos varias veces por semana, para que puedas eventualmente masturbarte por unos 30 minutos sin eyacular hasta que estés listo.

Una vez que hayas conquistado estas habilidades puedes probar hacer lo mismo durante la relación sexual con tu pareja.

domingo, 13 de septiembre de 2009

LAS FANTASIAS SEXUALES FEMENINAS



Es sabido que las mujeres también tienen necesidades sexuales, pero no resulta tan sencillo exteriorizarlas.

“Aunque la independencia sexual de las mujeres ha alcanzado niveles avanzados de autonomía, todavía existe mucho pudor al referirse al sexo como herramienta de placer”, considera la sexóloga argentina Teresa María Dell’acqua.

Sin embargo, el dato positivo es que cada vez se animan a tomar la iniciativa y revertir esta situación.

Asisten a clases eróticas de gimnasia o actuación que les permite desinhibirse, se reúnen con amigas para hablar con naturalidad del tema y así poder liberarse frente a sus compañeros sin culpa.

Fantasías sexuales más comunes en la mujer

- Mantener una relación con un extraño.

- Sentir excitación al verse obligadas a tener un encuentro íntimo. Esta sensación nada tiene que ver con querer experimentar una violación.

- Compartir una relación erótica con más de una persona del sexo opuesto o de la propia condición.

- Revivir alguna experiencia sexual con un antiguo amante o pareja.

- Mantener una relación sadomasoquista.

- Lograr una relación sexual con algún personaje famoso.

Hay que tener en cuenta que las fantasías son saludables para una pareja ya que:

- Originan excitación.

- Aumentan el placer durante el ejercicio sexual

- Crean un vínculo inigualable entre los miembros de la pareja

Es importante saber distinguir entre los deseos que pueden llegar a hacer sentir mal a la pareja. “Las fantasías deben ser compartidas, hay que hablar y saber qué gusta, qué se quiere intentar y qué no.

Los límites son importantes ya que la idea es pasar un momento de placer y no obligar o hacer sentir mal al otro”, sostiene la especialista.

Características de las fantasías sexuales femeninas

- Suelen desarrollarse en escenarios exóticos alejados de la rutina.

- El pensamiento sexual que se desarrolla en general siempre está unido al afecto.

- Presentan mayor duración que aquellas protagonizadas por hombres.

- Los temas están relacionados en general con el romanticismo.

Aunque en varias ocasiones las fantasías se opongan a lo que moralmente piensan sus protagonistas, una buena medida es hablar de ellas en pareja para poder satisfacer esta necesidad.

“Las fantasías sexuales son una herramienta importantísima para conocerse, descubrir el propio cuerpo, perder las inhibiciones que traumatizan una relación y a través de ellas se puede alcanzar un orgasmo que de manera natural no llegaba.

Siempre y cuando sea un juego que se desarrolla de a dos, son más saludables que perjudiciales”, comenta la especialista.

sábado, 5 de septiembre de 2009

EJERCICIOS PARA MEJORAR LA ERECCION



Para los hombre, la salud de su órgano sexual es muy importante. Tener buenas erecciones y controlar la eyaculación precoz es esencial para la autoestima masculina. Ejercicios para lograrlo.

Los ejercicios del músculo pubococcígeo (PC a partir de ahora) son los más importantes para la salud del pene y para fortalecerlo.

Un músculo PC fuerte le permitirá experimentar nuevos estados de excitación cuando haga el amor con su pareja.

Imagínese poder tener la capacidad de tener erecciones más intensas y duraderas e impedir la eyaculación simplemente con contraer su músculo PC comprimiendo el canal eyaculador. ¡Es posible!

Lea las siguientes explicaciones con cuidado y consulte a su médico o urólogo antes de comenzar con cualquier ejercicio vigoroso tanto con su musculatura pelviana como con cualquier otra parte de su cuerpo.

Flexibilidad y fortalecimiento

Calentamiento: Comience por contraer y relajar su músculo PC a ritmo regular unas 30 veces: para esto contraiga su región perineal (la que se encuentra entre los testículos y el ano) como si estuviera orinando y quisiera cortar el chorro de orina.
Luego descanse 30 segundos.

Continúe con dos series más, dejando 30 segundos entre cada una.
Luego de esto, usted debería tener un mejor control de su músculo PC debido al aumento del flujo de sangre.

Apretar el músculo: Contraiga y relaje el músculo PC varias veces, comenzando con series de 30 veces, y tratando de llegar a series de 100 o más (algunas mujeres son capaces de hacer series de hasta 700 veces).

Asegúrese de realizar unas 300 contracciones al día, por el resto de su vida. Se dará cuenta que es lo mejor que usted podría hacer para su salud y capacidad sexual.

Apretón largo y lento: Entre en calor con una serie de 30 contracciones y luego contraiga con la mayor intensidad que pueda. Cuando ya no pueda seguir aumentando la intensidad de la contracción, manténgala durante 20 segundos. Descanse 30 segundos y repita 5 veces más. Luego de un mes más o menos, usted debería ser capaz de apretar y aguantar estos ejercicios durante varios minutos por vez.

Este particular ejercicio le dará excelentes erecciones y la capacidad de controlar la eyaculación, mientras tenga relaciones. Eventualmente trate de llegar a hacer 10 series de 2 minutos de contracción sostenida.

Entrenamiento de la escalera: Este ejercicio consiste en contraer y relajar el músculo PC en forma progresiva. Comience a contraer, mantenga, luego contraiga más, mantenga, un poco más, mantenga, luego contraiga todo lo que pueda y mantenga. Sostenga durante 20 segundos, luego libere un poco, mantenga, otro poco y mantenga, un poco más y mantenga y finalmente relaje el músculo por completo. Hágalo 5 veces sin descanso en el medio.

Temblor del PC: Comience a contraer el músculo muy despacio. Tan lento, que debería llevar unos cinco minutos. En algún momento, sentirá que no puede contraer más pero siga.

Llegue hasta más allá de donde piensa que puede llegar.

Siga contrayendo hasta que el músculo comience a temblar. Mantenga muy firmemente y respire muy despacio y profundamente durante 30 segundos. Al final de esos 30 segundos contraiga un poco más el músculo, tratando de generar nuevamente mayor flujo sanguíneo. Cuando ya no pueda más, libérelo y haga una serie de 20 contracciones como las explicadas en el punto 2.

Debería estar muy agotado luego de este ejercicio, así que solo realice uno por día, luego de todos los otros ejercicios.

martes, 25 de agosto de 2009

CONSEJOS PARA EL SEXO ORAL



La boca, un guante de seda

Sin límite. A la mujer le gusta sin tiempo; por favor, olvidar las películas pornográficas, los lengüetazos rápidos y bruscos. La suavidad se puede ir tanteando. Algunas mujeres prefieren caricias rápidas y continuas con la lengua, mientras que otras se quedan con las prolongadas y lentas. La lengua flácida ofrece una caricia blanda que puede ser muy placentera.

El mejor momento para la mujer es cuando el hombre la sorprende e improvisa. El sexo oral inesperado es una muy buena opción, según los especialistas. En la cama son los cojines debajo de la cadera los que dejan el clítoris al alcance de cualquier hombre hambriento.

Aprenda a usar la boca. Cubra la vulva con toda la boca, bésela de la misma forma que se besa los labios y pruebe succionar suavemente en el interior, la presión puede mezclarse con un frote muy ligero de los dientes, los mordiscos no deben ser dolorosos. Vaya tanteando la presión, pregunte y sabrá si va por buen camino.

La excitación. El clítoris es básico para la excitación de la mujer, ya que contiene la mayor parte de los tejidos con carga sexual del cuerpo. A algunas les parece excesiva la estimulación directa, por eso es mejor crear una situación avanzando de a poco y la sensación de excitación puede ir aumentando progresivamente lamiendo alrededor del glande clitoriano. Una vez seguro de la excitación, deslícese hasta el clítoris. Cuando llegue a esa etapa utilice los dedos índices y el centro de la mano, ejerza presión por dentro de los labios vaginales mayores y empuje toda la zona hacia arriba. Pruebe moviendo la punta de la lengua de un lado a otro sobre el clítoris. Durante el punto de excitación más alto pruebe mordisquearlo suavemente. Muchas mujeres gustan de tener al mismo tiempo los dedos metidos en el interior de su vagina mientras su clítoris es estimulado con la boca.

Bien rápido. Camino al orgasmo la estimulación debe ser rápida y continua. En el clímax no se debe dejar de hacer. Con el orgasmo encima no se debe parar.

Soplos y zumbidos. Se debe soplar la vagina a una distancia de diez centímetros, nunca directamente. Hacer zumbidos mientras se succiona puede provocar una corriente de vibración muy estimulante.

Frío y caliente. El clítoris puede ser acariciado por un cubo de hielo, combinado luego de caricias con la boca con la temperatura más tibia. Se pueden dar un festín de alimentos, como helados y plátanos.

LA LENGUA, el segundo pene

Erecto. Mujer, debes introducir el pene en la boca y succionar suavemente hasta que se ponga duro. Luego se debe formar un anillo con los dedos alrededor de la base del pene, esto aumentará la erección y ayudará a controlar hasta dónde quieres que entre el pene. Debes respirar por la nariz y cubrir los dientes con los labios. Nunca raspar el pene con los dientes. Mantener la boca tirante entre los dientes crea un efecto de succión. Es en ese momento cuando debe deslizarse por el pene.

Un favorcito labial. Busque el frenillo, es decir el relieve de la parte de atrás del glande del pene, se debe succionar y empujar ligeramente con los labios y la lengua y envolver la aureola del glande. Luego lamer el tronco del pene. Por favor, no olvide tener cuidado con los dientes. Como agregado puede succionar todo un testículo en la boca y acariciarlo con la lengua. Primero un testículo, luego el otro; de veras provocará que su hombre quede rendido.

Con una mano. Otra de las técnicas más populares es tomar el pene con la mano, como si se estuviera masturbando. El dedo pulgar debe estar dirigido hacia la aureola del glande. Al roce de la mano le debe seguir una boca haciendo movimiento hacia arriba y hacia abajo.

Como una cantante. El vibrato o zumbido es muy placentero. Se pueden crear vibraciones desde la garganta que lleguen hasta el pene. Al cambiar el tono de suave a más alto varía la sensación.

Cuidado con el prepucio. Lo recomendable es empujar el prepucio por encima del glande, e introducir la lengua en la abertura del prepucio. Rodee el glande con la punta de la lengua, mordisqueando y succionando suavemente la piel retirada. Sostenga el cuerpo del pene y utilice nuevamente la boca para estirar la piel. Siga hacia abajo hasta tener la totalidad del pene en la boca, vuelva hacia atrás y use su mano para sostener el prepucio justo debajo del frenillo, de manera que pueda lamer todo el contorno del glande expuesto.

Frío-caliente y una mentita. La introducción de un hielo en la boca provoca una sensación fría y de anestesia que se puede alternar con una bebida caliente. Después de succionar con la boca tibia puede echar aliento frío sobre el glande, el cambio de temperatura puede ser muy excitante. Lamer después de tener un dulce de menta en la boca da una sensación refrescante y de hormigueo. Ojo, que no debe exagerar con las pastillas de menta porque pueden provocar ardor y hacer del amante una víctima adolorida.

El sabor del semen. Es el fluido que secretan las glándulas genitales masculinas, puede no tener sabor y su textura es espesa. Durante el sexo oral no es imperativo tragárselo, pero de todos modos no tiene ninguna contraindicación, es un acto que puede producir excitación en la pareja, pero siempre debe ser con consentimiento. Según los estudiosos, una alimentación alta en proteínas dará como resultado un sabor parecido a la mantequilla. Una basada en lácteos, un sabor ácido, pero aún agradable. Una dieta que incluya ajo producirá un semen menos viscoso y de sabor neutro por las propiedades desintoxicantes. Los alimentos altos en azúcar dan un sabor agradable.

Dado que algunos varones presentan mal sabor seminal, la solución para no provocar rechazo es cambiar el sabor del semen. El dato es hacer que el hombre ingiera alimentos dulces 12 ó 24 horas antes de la relación sexual. O también recurrir al consumo de productos eróticos como el Swett Release, o las píldoras "vegetarianas" que varían el sabor salino del semen por un sabor a manzana u otras frutas. El Sweet Release ha tenido un éxito mundial: es un suplemento dietético que se toma dos veces al día antes o después de las comidas. Los sabores frutales son arándano, manzana, mango y cerezas, entre otros. Los creadores del producto aseguran, además, que las pastillas tienen propiedades saludables: ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.

martes, 11 de agosto de 2009

Masturbación Femenina


Entre un 70 y un 82 por ciento de las mujeres se masturba hasta el orgasmo alguna vez en su vida. Entre un 70 y un 82 por ciento de las mujeres se masturba hasta el orgasmo alguna vez en su vida.

Muchas empiezan pasados los 20 años, o cuando ya han realizado el coito. Es posible que algunas mujeres no se masturben nunca. La frecuencia suele variar dependiendo de las circunstancias, pero la investigación demuestra que las mujeres que mantienen una relación sexual activa, se masturban tanto como las que no la mantienen.

La masturbación es un excelente modo de descubrir tus respuestas sexuales, además de satisfacer tus deseos.La masturbación es una experiencia muy personal y privada.

Muchas mujeres descubren masturbandose formas mejores de excitarse y de llegar al orgasmo durante el coito, incluso puede contribuir a que algunas experimenten orgasmos múltiples.

Hay mujeres que se tumban quedandose quietas al masturbarse, usando las manos sólo con los genitales.

Otras prefieren moverse vigorosamente y acariciarse los pechos con las manos, además de los genitales.

También se puede recurrir al uso de lubricantes para ayudar a que los dedos se deslicen, intensificando el placer de la masturbación.

¿Cómo masturbar a una mujer?

Las necesidades sexuales de cada mujer varían ampliamente, cada mujer tiene sus propias preferencias y deseos.


Lo mejor es descubrir cuales son las necesidades de tu compañera, para ayudarte puedes pedirle que te guíe su mano y te enseñe lo que más le gusta.

No es necesario que te concentres sólo en los genitales, recuerda también los senos y el ombligo.

Acaricia el prepucio del clítoris de tu compañera, primero por un lado y después por otro, acordandote de variar el ritmo y la presión.

Es fundamental que las presiones sobre el clítoris sean pequeñas para no reducir la estimulación.

Los labios menores o internos son muy sensibles al tacto.

Acaricia la vagina con toda la mano y si la lubricación es adecuada introduce tus dedos en el interior de la vagina.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Relato Erótico: Deseo a primera vista



Estábamos tan calientes que lo hicimos allí mismo, de pie, yo a su espalda había iniciado un tremendo mete-saca que controlaba con mis manos en su cintura, ella levemente inclinada hacia delante, con las botas puestas, ofreciéndome una magnifica visión de mi pene perdido entre sus labios vaginales, aprovechaba que tenía las manos libres para acariciarse los pechos y el clítoris.

En cuanto la vi no puede apartar mi mirada de ella. No es que fuese especialmente guapa, pero tenía un algo que me atraía enormemente. Medía alrededor de 1,70 y seguramente le sobraban un par de kilitos, que por fortuna la dotaban de una magnífica delantera que a mi se me antojaba de lo más apetecible, especialmente cuando se movía al compás de la música (libre de las trabas del sujetador como comprobé más tarde).

Era morena, llevaba el pelo a la altura de los hombros, ojos color miel y cara redonda aderezada con algo de maquillaje. Lo más sobresaliente eran sus labios, anchos y apetitosos, pintados de un rojo intenso. Sus mofletes y sus hombros, visibles gracias al escueto top rojo que llevaba, estaban salpicados de pequeñas motas de brillantina.

Sus anchas caderas y parte de sus piernas estaban cubiertas por una ajustada minifalda vaquera que acababa por encima de las rodillas, y unos cuantos centímetros por debajo de estas comenzaban unas botas de lo más excitantes, no es que yo fuera fetichista, pero hay cosas que son irresistibles, y en ese momento la mayor parte de mi sangre no iba a mi cerebro sino a mi entrepierna, mi cabeza comenzaba a hacer elucubraciones y pensé que nada se perdía por probar.

Me acerqué a ella y esperé que en uno de sus giros quedase mirando hacia mí, cuando lo hizo toda la táctica pensada anteriormente se vino abajo y sólo atine a decir: ¡Hola! junto a la mejor de mis sonrisas. Aún así lo supe, sus ojos y su sonrisa me lo confirmaron, llevaba tiempo en dique seco pero sabía que esa noche triunfaría. Sus amigas enseguida dejaron hueco (cosa rara, pues acostumbran formar un muro impenetrable) y eso incrementó mi confianza.

Tras una pequeña e insustancial charla estaba bailando con Paula (ese era su nombre) y al poco mis manos se habían desplazado de su cintura a su culo sin que ella pareciera quejarse, más bien al contrario, puesto que se pegaba más a mi y se rozaba contra mi entrepierna aumentando mi considerable erección, que ya se hacía molesta atrapada en el pantalón. Cada vez bailábamos menos y nos acariciábamos más, nuestros labios se juntaban y coincidían a la perfección, mi lengua disfrutaba del interior de su boca y su lengua de la mía.

De vez en cuando besaba su cuello y sus orejas pero siempre volvía a su boca, lamía sus labios con mi lengua y los mordisqueaba. En ese momento la tenía acorralada contra la pared, ella metió una mano bajo mi camiseta, el contacto de sus dedos con mi espalda fue electrizante, para corresponderla lleve una mano hasta una de sus tetas, con timidez al principio, tan sólo sujetando la parte baja de su pecho en el arco de mi mano, ante sus gemidos de satisfacción, mis manos, como si tuviesen vida propia comenzaron a acariciar sus tetas sin ningún pudor. Iba a proponerle ir a un sitio más tranquilo, cuando ella me soltó de repente, con una voz melosa y excitada:

- ¿Quieres tomar una copa en mi casa? (uff, su casa, eso eran palabras mayores, mi día de suerte), debí de quedarme con cara de bobo mirándola, por que me preguntó. -¿Que pasa, no quieres … ? -Si, si claro, perdona, es que estaba perdido mirando lo guapa que eres. (Cursi pero eficaz)

Una sonrisa y de nuevo nuestras bocas entrelazadas en un profundo beso. Nos despedimos de nuestros respectivos amigos y salimos hacia su casa, por suerte vivía cerca.

En cuanto cerró la puerta me abalancé sobre ella, la tenía aprisionada entre la puerta y mi cuerpo, apretaba con fuerza su pecho contra el mío, restregaba mi entrepierna contra su vientre, pero se ve que Paula prefería llevar la iniciativa porque me mordió con fuerza en el labio y me empujo para alejarme de ella. Me cogió de la mano y me hizo sentar en un sofá, puso música suave y comenzó a bailar sensualmente.

Empezó a masajear sus senos por encima de la camiseta, eran grandes y estaban hinchados, sus pezones se marcaban bajo el top, intenté levantarme pero no me dejo, así que opte por quitarme yo mismo la camiseta y los zapatos, casi al mismo tiempo ella se quitó la parte de arriba, tenía unas tetas inmensas, que gozada. Luego se desprendió de la falda, quedándose solamente con las botas (que le pedí que no se quitase) y unas pequeñas bragas de encaje de color azul claro.

Se acercó de nuevo a mi y se sentó sobre mis rodillas, dejando sus tetas a la altura de mi boca, no lo dudé un instante, me abalancé sobre ellas y comencé a besárselas alternativamente, luego tomé un pezón con mis labios y empecé a chuparlo con delicadeza mientras amasaba su otra teta con una mano. La mano que me quedaba libre, por supuesto, no permanecía ociosa, la había introducido bajo sus braguitas y acariciaba su culo, se notaba que estaba disfrutando, gemía suavemente y me pedía que continuase (me encanta que hagan eso), tras estar un rato así e intercambiar un par de nuevos besos se separa de mi y me desabrochó los pantalones.

Al ponerme de pie para facilitarle la tarea, Paula logró bajarme los pantalones y los bóxer en un sólo movimiento. Mi pene saltó como un resorte ante la falta de obstáculos yendo a golpear su cara, con lo que ambos sonreímos. Terminé de quitarme la ropa mientras ella me masturbaba. Luego como si fuera lo más natural del mundo metió mi pene en su boca y comenzó a mamármela; no parecía tener mucha práctica, pero yo tampoco había disfrutado demasiado de los placeres del sexo oral, de modo que me encontraba en la gloria.

Estaba disfrutando muchísimo, pero quería corresponderla, la levanté deseando chuparle el coño pero ella no me lo permitió, se quitó las bragas y me pidió que la penetrara, que estaba a cien. Yo llevé una mano a su vagina tocándola dulcemente y comprobando que era cierto lo que decía, mi mano salió empapada de flujo.

Estábamos tan calientes que lo hicimos allí mismo, de pie, yo a su espalda había iniciado un tremendo mete-saca que controlaba con mis manos en su cintura, ella levemente inclinada hacia delante, con las botas puestas, ofreciéndome una magnifica visión de mi pene perdido entre sus labios vaginales, aprovechaba que tenía las manos libres para acariciarse los pechos y el clítoris. Cuando me di cuenta de que no estábamos usando condón ya era tarde, se lo dije entre jadeos, pero ella deseaba sentir mi corrida dentro suyo.

El momento se acercaba, yo ya no podía aguantar mucho más cuando sentí que ella se corría, sus murmullos, sus movimientos, las contracciones de su vagina, parecía estar teniendo un orgasmo impresionante, traté de parar mi movimiento para dejarla disfrutar de su momento de placer pero fue imposible, sentí como yo también me venía y solo atiné a decir.

-Me vengo.

Mi semen caliente la invadió en un par de lechazos. Tras esto nos derrumbamos en el sofá, sin decir nada, no era necesario. Ambos sabíamos que no significaba nada y lo significa todo. Había sido, un polvo a primera vista.

jueves, 30 de julio de 2009

LAS BOLAS CHINAS



La historia de las bolas chinas es tan antigua como el Japón feudal. Dice la leyenda que las bolas chinas o "Ben Wa" se crearon para satisfacer las necesidades sexuales del emperador de aquella época. Pero, ¿qué era lo que quería el emperador?, realmente el fin de las bolas chinas era preparar a las concubinas antes de tener relaciones sexuales para no tener que esperar que la vagina lubricara. Pero en el Japón de aquella época no sólo las usaban las concubinas del emperador, sino también las Geishas, por eso también se denominan "bolas de geisha". El famoso Museo de la Antigua Cultura Sexual China en Shanghai, expone objetos sexuales milenarios (desde la época del neolítico).

Hoy en día con el avance de la tecnología se utilizan materiales muy agradables para la vagina y de fácil esterilización como la Silicona en grado médico (Pc-ABS), este material es uno de los que mejor tolera el cuerpo, además tiene una vida larga y es muy cómodo de limpiar.

Las bolas chinas o bolas de geisha se limpian con agua y jabón y se dejan secar al aire para que no retengan nigún "pelillo" de los trapos o toallas que utilizamos para secarlas.

Y ahora, después de esta introducción a uno de los juguetes sexuales más demandados por las mujeres nos preguntamos: ¿cómo se utilizan las bolas chinas?

Es tan fácil como ponerte un tampón. Así de sencillo. Se trata de dos bolas del tamaño de un albaricoque que están unidas por un cuerda, la cual, al igual que con los tampones, sirve para introducirlas y sacarlas de tu vagina.

Puedes usar lubricante especial para estos juguetes eróticos y así te será más fácil ponértelas.

Se pueden usar de forma personal o en compañía. Si las usas en solitario piensa que son uno de los juguetes sexuales más discreto. Las introduces en tu vagina y con el movimiento de la pelvis al andar, subir las escaleras, bailar, etc unas pequeñas bolas en el interior de las grandes se moverán generando una vibración cinética muy estimulante.

Las bolas chinas se utilizan también para realizar los ejercicios de Kegel y fortalecer los músculos vaginales. Como pesan un poquito y tu vagina nota un cuerpo extraño dentro, la tendencia de los músculos es a contraerse para que no se caigan, de esta manera estarás fortaleciendo toda la zona y las contracciones al tener un orgasmo serán mayores. Para tu chico el placer aumentará desde el punto de vista de la presión, ya que tus musculos vaginales se contraerán con más fuerza sobre su pene, ¡¡¡no podrá creérselo!!!

Hay muchos tipos de bolas chinas, vaginales y anales, con estrías o lisas, con vibrador o sin el. Lo mejor es que en la tienda de juguetes eróticos que te las compres te informen bien de cómo es cada una para ver cuál es la que más te gusta. Pruébalas hasta que encuentres el modelo que más se adapta a tu sexualidad.

sábado, 25 de julio de 2009

El excitante collar de perlas



Para esta masturbación necesitamos un collar de perlas de setenta y cinco u ochenta centímetros, con perlas normales de unos ocho o diez milímetros de diámetro, por su suavidad y uniformidad. es mejor que sean perlas falsas, no las reales o naturales. Lubrica ligeramente su pene y luego adórnaselo lentamente, envolviéndoselo con las perlas alrededor de la corona del glande. Asegúrate de que sujetas el cierre del collar con un dedo si no quieres arañarle y que se distraiga.

Si lo has lucido durante la cena, las perlas estarán calentitas. Cuando su pene parezca que lleve una gargantilla, empieza a acariciarle arriba y abajo con los dedos entrelazados, como en el Tejido de una Cesta. Entonces le puedes desenvolver el pene, y casi como si estuvieras usando un hilo dental de bajo de sus testículos, tira de las perlas de un lado a otro, levantando ligeramente los testículos. Cuando hayas acabado, puedes recoger las perlas en la base de su pene y colocarte encima de él.

fuente:comomastrubarse/sexoafectivo

sábado, 18 de julio de 2009

LOS LUBRICANTES



Tanto para jugar, como para resolver pequeñas dificultades sexuales, los lubricantes siempre son una buena apuesta.

Son cremas que se utilizan, generalmente, para sustituir o para aumentar la lubricación vaginal de las mujeres.

Muchas féminas segregan pocas cantidades de lubricación natural (nada tiene que ver con la capacidad excitatoria de la mujer, sino con sus hormonas) y eso provoca que las prácticas sexuales de penetración vaginal puedan llegar a ser molestas. Utilizando estos productos, se facilitan los comportamientos sexuales coitales.

Naturalmente, son imprescindibles si hablamos de penetraciones anales. La lubricación anal es importantísima ya que el recto no es una estructura capaz de segregar una lubricación natural, y para evitar daños mayores siempre es recomendable utilizar un buen lubricante.

Los hay de base oleosa, pero casi siempre recomendamos los que tienen una base acuosa. Simplemente por que son más fáciles de aplicar y de retirar, y quizás te hacen sentir más cómodo/a.

Puedes encontrarlos en cualquier farmacia (los hay de muchas clases y tipos) pero también se venden en las jugueterías para adultos. En éstas últimas, hay muchas variedades, incluso con olores y gustos. Sobretodo nos hemos de fijar en las texturas y en su facilidad para aplicar.

Atrévete, puede ser un juego divertido que incrementará tus sensaciones, pero también una buena ayuda para mejorar tu sexualidad.

miércoles, 8 de julio de 2009

LAS MEJORES POSICIONES PARA ALCANZAR EL ORGASMO



- No todas las posiciones facilitan por igual el orgasmo, como la tradicional postura del misionero, en la que la mujer está boca arriba y el hombre encima. En este caso el roce con el clítoris no es total y la frecuencia de la penetración es absolutamente controlada por él. Es una buena forma de empezar, pero no de terminar.

- Una buena: la mujer boca arriba con las piernas estiradas sobre los hombros de su compañero, que está de rodillas. Es ideal porque el pene queda justo perpendicular a la vagina, facilitando su estimulación total y dejando que ella se mueva libremente.

- El hombre sentado en la cama con las piernas estiradas ligeramente mientras ella se sienta sobre él, en cuclillas, agarrada por detrás para no caerse. De esta manera la penetración es también muy profunda y además ella tiene la movilidad necesaria para marcar el ritmo y moverse con más o menos intensidad.

- El hombre se sienta con las piernas estiradas y ella se coloca de espaldas a él, arrodillada y con el cuerpo estirado hacia delante (apoyándose en los codos). De esta manera la pareja podrá disfrutar muchísimo ya que él tiene las manos libres para acariciar las lolas o el clítoris de su compañera, y ella, por su parte, puede ir llevando el ritmo del encuentro.

- Otra postura que ofrece grandes posibilidades es la llamada Flor de Loto, en la que el hombre se sienta sobre la cama con las piernas cruzadas y ella encima de él pasando las piernas por los costados. De esta manera, es la mujer la que marca el ritmo y además él tiene las manos libres para actuar por donde quiera.

jueves, 2 de julio de 2009

10 COSAS QUE MATAN EL DESEO SEXUAL



Así como hay afrodisíacos o sea sustancias que promueven el deseo también hay otras que lo quietan o lo aminoran. Estos inhibidores del deseo pueden ser emocionales o físicos. Entre los más comunes están:

1- El uso de ciertos medicamentos como antidepresivos, medicamentos para la presión o para el mareo. Si después de un tiempo tomando medicamentos sientes menos deseo consulta con tu medico para que los cambie.

2- El alcohol en exceso puede causar la perdida del deseo. Al contrario de lo que se cree que elimina inhibiciones y nos hace ser más fogosos. Una cantidad moderada no es problema como una copa, mas de esto puede causar problemas.

3- El cigarrillo puede ser un inhibidor sexual. Para las personas que no fuman el aliento de un fumador es desagradable.

4- Cambios hormonales. Ya sea causados por cambios naturales como la menopausia y el climaterio, el estrés o causas externas como el uso de la píldora anticonceptiva. Los cambios hormonales no tienen los mismos efectos en todas las mujeres en algunas los cambios anteriores pueden aumentar el deseo.

5- Las drogas pueden matar el deseo y a veces a la persona.

6- Los malos olores corporales y la falta de higiene pueden causar la perdida de la atracción de la otra persona.

7- Satisfacción mutual. Si uno de los conyugues solo busca la autosatisfacción, el otro conyugue sentirá menos deseo. Las relaciones satisfactorias para ambos conyugues son importante para una relación saludable.

8- Aburrimiento y pereza. Es importante ponerle variedad y atención a esta área de tu vida y no dejar que el cansancio, la pereza y el descuido te lleven a una vida sexual no satisfactoria.

9- Falta de romance. Las mujeres necesitan romance para poder sentir deseo, a veces los hombres quieren las cosas muy deprisa y se saltan este importante paso.

10- El inhibidor sexual más importante es la mente. Las personas que han pasado por trauma o han crecido percibiendo las relaciones sexuales como algo negativo tienden a bloquear el deseo normal. El punto anterior esta relacionado a tu mente, a veces hay que hacer esfuerzo para re-encontrarte con tu pareja y re-descubrir esta área de tu vida.

jueves, 4 de junio de 2009

CUNNILINGUS PLACER AL MÀXIMO



La gran mayoría de las mujeres disfrutan ampliamente del sexo oral o cunnilingus. Pueden generarse los más hermosos , largos y recurrentes orgasmos si se realiza esta práctica con habilidad.

Ningún hombre o mujer lesbiana nace sabiendo impartir un buen sexo oral a una mujer, y además la técnica y modalidad cambia cuando cambia la destinataria, o sea que este delicado arte debe aprenderse, practicarse y amoldarse al gusto y sensibilidad personal de cada mujer…

Si la mujer nunca ha recibido sexo oral debes tratarla con mayor delicadeza, puede que piense (nos han educado así) que los aromas corporales naturales son desagradables, permite que se higienice y convéncela de que su aroma es maravilloso, esto la relajará. Actúa lentamente y aproxímate al clítoris sin tocarlo, puede ser muy sensible o nada, primero exítala a ella, cuando la sangre llene su zona vaginal el clítoris estará preparado para recibirte como una flor abierta a tu lengua.

Sus movimientos serán indicadores de su placer, no temas preguntar, debes ser guiado por ella que es la única que sabe cómo y dónde…

La mujer puede disfrutar cuando metes tu lengua en su vagina y estimulas sus paredes vaginales. Quizá no puedas insertar tu lengua muy profundo, pero usualmente los tejidos más sensibles están cerca de la entrada.

Prueba también, de penetrarla con los dedos en la vagina y el ano mientras trabajas el clítoris, primero lentamente y luego, guiándote por sus movimientos, acelera la operación hasta el frenesí… te llenarás la boca de flujo, su eyaculación, que suele ser dulce y muy sabrosa…

Puedes también incluir el uso de penes sustitutos (dildos), vibradores, y enchufes anales (butt plugs). La mujer puede disfrutar hasta llegar al éxtasisi si es dilatada o penetrada mientras es estimulada oralmente. Un vibrador puede hacer posible el orgasmo durante el cunnilingus cuando no lo logras de otro modo.

Existe gran posibilidad de orgasmos múltiples si perfeccionas el cunnilingus y este dura lo suficiente.

Momentos antes de practicarlo puedes poner en tu boca una pastilla de menta y verás que sensación tan placentera haces sentir a tu pareja.

Atrévete a realizarlo, puedes resultar adicto a él. Atrévete a recibirlo, si no creías en el paraíso… cambiarás de idea…

miércoles, 27 de mayo de 2009

¿COMO ACTUAN LAS FEROMONAS?, PARTE 2



Las feromonas son hormonas sociales desde el momento en que, siendo producidas por un individuo, afectan a otros miembros de una misma especie. Son captadas inconscientemente a través del olfato, y las modificaciones en el comportamiento son sutiles e involuntarias. Por ello, habiendo tantos factores que influyen en la conducta de los seres humanos, aún es difícil saber qué rol juegan en nosotros.

La diferencia entre hormonas y feromonas es que, siendo ambas producidas por un individuo, las primeras actúan dentro de este mismo ejemplar y las segundas actúan o influyen sobre otros individuos de su especie. Es por esto que las feromonas han sido denominadas “hormonas sociales” .

Se reconocen funcionalmente dos categorías: por un lado, las feromonas liberadoras, las cuales producen cambios reversibles y mediatos en el receptor (las mencionadas feromonas de atracción sexual, las territoriales, las de alarma o las de agregación). Por otro lado, existen feromonas iniciadoras o cebadoras, que disparan una serie de cambios fisiológicos en el receptor que pueden ser ocasionados en la actividad endocrina del metabolismo. Estos últimos están relacionados con el crecimiento y la maduración sexual.

Dentro de los insectos, y otros animales, las feromonas funcionan al ser captadas exclusivamente por miembros de la misma especie. Se trata básicamente de un sistema de comunicación químico: el componente emisor del mensaje consiste en un órgano glandular que está asociado a estructuras especializadas que transfieren las moléculas químicas dentro del medio circundante.

El componente receptor es un órgano censor del gusto o, mayormente, el olfato. En diferentes especies de mamíferos las glándulas productoras de feromonas varían en cuanto a su localización y características, pudiendo encontrarse en la cabeza, en el tórax, en las extremidades o incluso tener varias glándulas en distintas partes del cuerpo.

Asimismo, también según las distintas especies, los animales varían en cuanto a sus hábitos de diseminación. Las feromonas pueden volatilizarse directamente desde el cuerpo, o bien emitirse hacia objetos del medio, como una marca o señal olorosa. Estas últimas poseen la ventaja de que la comunicación puede llevarse a cabo incluso en ausencia del emisor, el cual puede depositar su secreción y continuar sus actividades con normalidad en otro sitio.

Frente a estas señales químicas, el comportamiento de un individuo es modificado involuntariamente. Esto puede observarse en algunos experimentos. Por ejemplo, se cuenta de cucarachas macho que, puestas frente a una barra de cristal cubierta con feromonas de cucaracha hembra, manifiestan alto grado de excitación sexual. También el caso de un hámster macho que, frente a otro macho que había sido impregnado de feromonas sexuales femeninas, intentó copular con él.

Para algunos científicos, las feromonas actúan de manera muy diversa a los olores normales. Al descubrir hace unos años el mencionado órgano vomeronasal (VNO, por sus siglas en inglés), detectaron que éste afecta directamente el comportamiento social, siendo este efecto independiente del condicionamiento con la experiencia. La atracción sexual, al menos en los animales donde se ha detectado la existencia del VNO (como los cerdos y las vacas), no dependen entonces de su experiencia previa para aparearse sino de las feromonas.

Por regla general, en los insectos el olfato juega un papel fundamental en su comportamiento, ya que, a diferencia de los mamíferos, no tienen muy desarrollados los sentidos de la vista y el oído. De hecho, la percepción de las feromonas se produce principalmente a través de este sentido, fundamental para muchísimas especies de animales.

En los seres humanos, en cambio, el olfato parecería desempeñar un rol mucho menor. Con nuestra larga evolución, este sentido se ha ido atrofiando progresivamente, y ya no percibimos el olfato como lo hicieran los primeros homínidos, nuestros antepasados lejanos. No obstante, no se puede descartar su influencia a nivel subconsciente.

De hecho, cualquier madre humana sabe que su bebé la reconoce ante todo por el olor. También los animales pueden identificar a su dueño por medio del olfato. Cada persona transmite un aroma muy particular –que no tiene nada que ver con el olor del sudor o a suciedad después de mucho tiempo sin tomar un baño-. Este olor en cambio es tan distintivo como nuestras huellas digitales.

Ante todo, es importante recordar que las feromonas se perciben a nivel inconsciente –es decir, sin que la persona se dé cuenta-. Aún si efectivamente los seres humanos reaccionamos ante su presencia, no sabremos que lo estamos haciendo. Algunos sostienen que el ser humano no experimenta solamente atracción sexual, sino que ante las feromonas reacciona sintiéndose más cómodo (por eso, algunos productos se venden diciendo que incrementan la confianza y la autoestima).

De cualquier modo, se trata de un cambio en el comportamiento que es muy instintivo y, por supuesto, en las personas hay muchos otros factores que también influyen en nuestra conducta, desde el momento en que somos seres racionales. A lo largo de nuestra evolución, el primitivo sentido del olfato parece haber sido relegado, y hoy muy pocas veces las personas somos conscientes de su importancia. Pero esto no implica que el instinto animal haya dejado de existir.

lunes, 25 de mayo de 2009

¿QUE SON LAS FEROMONAS?, PARTE 1



Las feromonas –término que significa “transportadoras de exitación”- son sustancias químicas segregadas por distintos seres vivos y que sirven para comunicarse con otros de su misma especie. Existen diferentes tipos de feromonas con diferentes funciones, y en general se captan a través del olfato o de un órgano especializado, el órgano vomeronasal.

Básicamente, las feromonas son sustancias químicas producidas por las glándulas sexuales de ciertos organismos que, soltadas en su medio, le sirven para comunicarse con miembros de su misma especie. Este tipo de químicos dispara en otro individuo determinada serie de comportamientos instintivos. Se ha documentado particularmente su uso en los insectos (por ejemplo, en las abejas y las hormigas), cuando en realidad también son utilizadas por algunos tipos de plantas y por los mamíferos.
El término “feromona” fue introducido por Peter Karlson y Martin Lüscher en 1959. Proviene del griego: "pherein" (transportar) y “horman” (excitación). En la actualidad, el uso de esta denominación se ha popularizado para referirse a las hormonas de atracción sexual , producida por las hembras de muchas especies (incluyendo los seres humanos) para atraer al macho.

Pero en realidad, ese tipo de feromonas es tan sólo una variedad entre tantas, ya que existen muchos tipos diferentes . Son utilizadas por los seres vivos para diferentes funciones, entre los cuales podríamos nombrar las siguientes:

Feromona de alarma: En algunas especies, como las abejas, sirve para comunicarle a otros individuos la existencia de un peligro y señalar la necesidad de huir, o bien lanzar la señal de la necesidad de un ataque en masa.

Feromonas territoriales: Sirven para delimitar el territorio particular (un ejemplo conocido está en la orina de los perros y gatos, que de esa manera marcan terreno que reconocen como propio, trasmitiéndole esta información a otros miembros de su especie).

Feromonas de congregación: Utilizadas por grandes comunidades de la misma especie, como abejas u hormigas, para atraer a las demás cuando encuentran una fuente de alimento.

Feromonas reguladoras de casta: Indican el tipo de comportamiento adecuado a los diferentes miembros de una organización, tal como tienen las hormigas a la reina (cuya función es meramente reproductiva) y a las obreras.

Feromonas sexuales: Sirven para indicar la disponibilidad de la hembra para procrear. Hay especies de insectos que segregan feromonas para atraer un compañero, y que pueden ser captadas a varios kilómetros de distancia. No solamente las hembras segregan feromonas, los machos también lo hacen, indicando su genotipo (su información genética), atrayendo de esta manera a hembras lo más lejanas posible en parentesco. De esa manera, se favorece que en la reproducción se produzca un intercambio genético que resulta beneficioso para la especie. Básicamente, lo que este tipo de feromonas promueve es la continuidad de la vida.

Hay feromonas específicas de algunos tipos de insectos, como por ejemplo, el caso mencionado de las abejas (uno de los más estudiados, documentados y sobre los que existe pleno consenso en la comunidad científica). Estas criaturas segregan diferentes feromonas según se trate de la abeja reina, de los zánganos o de las obreras, que indican cómo ha de alimentarse cada individuo.

También existen algunas feromonas inhibitorias, que ahuyentan a los insectos e inhiben su acercamiento a determinados lugares. Hace medio siglo que el hombre conoce este tipo de feromonas en insectos y que las utiliza en su provecho –por ejemplo, para el control de plagas-.

Por lo general, las feromonas son percibidas por los demás individuos a través del olfato, aunque también se sabe que en diversas especies de vertebrados (incluso también en mamíferos) existe un órgano especialmente diseñado para captarlas, llamado el órgano de Jacobson u órgano vomeronasal. En algunas especies de vertebrados es un auxiliar del sentido del olfato. Está localizado en el hueso vómer, entre la nariz y la boca. Dentro de este órgano, las neuronas sensoras detectan diferentes compuestos químicos.

jueves, 21 de mayo de 2009

SEXO EN LA OFICINA, PARTE I



Por: M. Sosa

Aún viene a mi mente la primera vez que te conocí en la oficina, desde que te vi te me antojaste mucho, cumplías con los requisitos que yo pedía para hacer la primera vez el amor, realmente el amor, pero para mi sorpresa al bajar la vista vi en tu mano izquierda tu argolla de matrimonio.

No lo podía yo resistir cada vez que te veía me humedecía de en medio de mis piernas y en las noches me masturbaba gritando tu nombre y pensando que tu estabas ahí conmigo…

Las miradas furtivas y llenas de deseo fueron aumentando día con día, hasta que en una ocasión no pudimos más…

Nos encontrábamos solos en el piso de la oficina, te acercaste a mi y me besaste en la mejilla y luego en la boca con tal desesperación y deseo que sentía que me derretía al sentir tus labios, me tomaste de la mano y decidimos dirigirnos a la bodeguita de la papelería y cafetería Y que estaba en ese piso, me susurrabas al oído cuánto me deseabas y esperabas ese momento de besarme y abrazarme…

Decidí agacharme y que mi boca quedara exactamente a la altura de tu miembro que ya estaba erecto, bajé el cierre de tu pantalón, pero mientras tanto la adrenalina aumentaba porque se oían ruidos de que los compañeros de trabajo que habían regresado de la oficina pero aun así yo saqué tu pene erecto de tu pantalón y empecé a acariciarlo, a besarlo, a succionarlo mientras tu gemías de placer y yo me excitaba aún más…

Hasta que en un momento sentí como te venías en mi boca y llegabas al éxtasis total…

En eso tocaron la puerta y tú me dijiste que esperara un momento que primero saldrías tú y luego yo, en eso, tomaste un paquete de hojas y saliste con el rostro enrojecido…

Yo fingí que me preparaba un café con bastante leche y lo disfrutaba al máximo…

martes, 19 de mayo de 2009

LA POSTURA DEL AMOR: EL CANGREJO



Él se apoya sobre la mesa, coge a su compañera por las caderas y la acerca poco a poco al pene, ella esta de espaldas a su compañero.

Cuando la mujer ha sido penetrada ella se inclina hacia delante, lo máximo que su flexibilidad le permita. Al igual que la postura anterior, en esta también se recomienda que la mujer este bastante lubricada, ya que se consigue una penetración profunda.

viernes, 15 de mayo de 2009

MENTIRAS DEL CINE PORNO



No todo lo que ves en las películas para adultos es verdad, más bien casi nada de lo que ves en esas películas es verdad. Aquí te listamos 15 de esas mentiras.

1. Las mujeres van a la cama con zapatos de tacón alto.

2. Los hombres nunca sufren de impotencia.

3. Cuando descubres a una mujer masturbándose, ella no gritara apenada y asustada, al contrario, te pedirá que le ayudes y tengas sexo con ella.

4. Las mujeres gimen como locas cuando dan sexo oral.

5. Las mujeres sonríen con agradecimiento cuando el hombre les cubre la cara con semen.

6. Las mujeres siempre tienen un orgasmo al mismo tiempo que el hombre.

7. La penetración doble les encanta a todas las mujeres.

8. Todas las mujeres tienen tetas enormes.

9. Las mujeres nunca tienen dolores de cabezas.

10. Las mujeres nunca menstrúan.

11. A los hombres no les cuesta nada de trabajo llevar a una mujer a la cama.

12. Los hombres siempre lo sacan antes de terminar.

13. Las enfermeras siempre le dan sexo oral a los pacientes.

14. Durante la práctica de la posición de a perrito, el hombre siempre le da de nalgadas a la mujer.

15. Las mujeres siempre mantienen sus partes intimas bien limpiecitas y rasuradas.

jueves, 14 de mayo de 2009

BREVES CONSEJOS PARA EL SEXO ORAL



Realizarle sexo oral a una mujer muchas veces no es una tarea fácil. Hay hombres que piensan que es algo realmente asqueroso. Pero hay personas que lo disfrutan y es por ello que hoy les damos algunos consejos para que lo mejoren.

1- lo primero que debes hacer es pensar en estimular el clítoris: Esta zona deberá ser tu objetivo. Puedes frotarlo con la punta de tu lengua o ayudándote con movimientos verticales. Es importante que sepas que a la mayoría de las mujeres lo único que las excita es el clítoris.


2- De a ratos puedes dejar el clítoris para lamer con tu lengua la zona inferior de la vagina. Es la mejor forma para que ella descanse de la excitación, nosotros te aseguramos que le gustara mucho. Después de unos segundos volver estimular el clítoris.

3- No te apures, a las mujeres les gusta disfrutar de ese momento. Luego de lamer el clítoris rápido, comienza a realizar movimientos suaves, para que ella se vuelva loca y te aseguro que será ella quien te pida que lo hagas más rápido.

Si realizas estos consejos, te ira muy bien, maneja la situación con calma para que tu pareja se desespere por ti.

martes, 12 de mayo de 2009

LA MASTURBACIÓN



Nuestro cuerpo es un instrumento muy sensible, pero como todos los instrumentos para sacarle todo el rendimiento hay que conocerlo y qué mejor modo de hacerlo que masturbándose.

Explorando y descubriendo

Es mucho más fácil descubrir cuales son los ritmos y los lugares en los que sentimos más si la exploración la hacemos nosotros mismos que si es nuestra pareja la que lo hace, es más fácil decirle a un persona lo que nos gusta que sentirse molesto por lo que no nos gusta.

Lamentablemente la mayoría de las personas cree que la masturbación es una conducta inmadura propia de adolescentes o de personas sin pareja, esto no es así, la masturbación o autoerotismo es una conducta sexual que se mantiene a lo largo de toda la vida y que sirve para conocerse mejor, para mantenerse en forma y sobretodo para equilibrar los distintos ritmos de deseo en las parejas estables.

Sobre esta práctica siguen existiendo muchos mitos, a los niños y adolescentes se les dice que la masturbación puede producir ceguera, que les saldrán pelos en las palmas de las manos, que se volverán impotentes o incapaces de procrear, a las niñas se les sueles prevenir contra esta práctica diciéndoles que se convertirán en unas ninfómanas insaciables o no encontraran marido.

Evidentemente nada de esto es cierto, pero aunque ya casi nadie lo cree conscientemente, en el inconsciente todas estas consideraciones han quedado y la mayoría de las personas cree que la masturbación es algo que no hay que hacer cuando se tiene pareja.

Pero la realidad no dice que tanto hombres como mujeres se masturban de vez en cuando. El 90% de los hombres reconocen que se masturban y el 10% restante miente. Las mujeres no suelen masturbarse hasta que no han iniciado sus relaciones sexuales completas pero tambien lo hacen e incluso algunas de ellas reconocen que el placer de la masturbación es superior y que alcanzan más rápidamente el orgasmo si están solas.

Todos los bebés juegan con sus genitales y se ha visto que incluso antes de nacer los niños tienen el pene erecto, señal inequívoca de que están sintiendo placer sexual.

¿Cómo se masturban las mujeres?
Prácticamente cualquier parte del cuerpo puede ser susceptible de desencadenar un orgasmo si se estimula convenientemente, pero los hombres prefieren estimularse el pene, las mujeres quizás debido a una mayor represión prefieren acariciarse antes otras zonas del cuerpo, como senos, pelo, manos o brazos para terminar acariciándose la zona exterior de sus genitales y sobretodo el clítoris, casi ninguna mujer se introduce objetos en la vagina ni simula el coito.

Existen razones sociales para que las mujeres aprendan a masturbarse sin tocarse, como apretando los muslos o frotándose contra el asiento de las sillas, aunque algunas de ellas pueden llegar al orgasmo solo con la imaginación, de esta forma pueden disimular a ojos de sus padres lo que están haciendo.

Las personas con fuertes sentimientos de culpa se masturban solo cuando se encuentran en situación de duermevela, y de esta forma pueden negar que lo están haciendo, ya que no llegan a ser plenamente conscientes de ello.

Casi todas las mujeres mezclan distintos tipos de estimulación, dependiendo del día, de la hora y de las ganas. Pueden tener un orgasmo rápido o una sesión larga y muy excitante que tenga como consecuencia varios orgasmos encadenados.

Sin embargo la masturbación es una experiencia muy valiosa. Es la forma de aprender como responde nuestro cuerpo a los estímulos sexuales. Así como aprendemos hablar antes de poder mantener una conversación, debemos aprender a masturbarnos bien antes de hace el amor. Y al tiempo que aprendemos a llegar al orgasmo también aprendemos a sentirnos dueños de nuestra propia respuesta sexual y que nuestro cuerpo nos pertenece.

La forma mas común de masturbación femenina es estimularse el clítoris con los dedos. Una forma muy aconsejable es empezar a estimularse suavemente el pubis con una mano y los senos con la otra, acariciándose los pezones y la areola, mientras se imprimen movimientos en el monte de Venus de arriba hacia abajo.

Cuando las sensaciones ya estén concentradas en la zona del clítoris se puede pasar los dedos con suavidad por toda la parte interior de los labios menores, y por encima de los labios mayores. Luego se puede seguir aumentando la presión con la palma de la mano, después puede tomarse el clítoris entre dos dedos y pellizcarlo suavemente.

También puede acariciarse la parte interior de los muslos, el vientre, el pelo, la boca como si se estuviera mamando. Algunas mujeres pueden conseguir un orgasmo solo con pellizcarse suave y rítmicamente los pezones.

Hay quien cree que las mujeres se masturban introduciéndose penes de plástico o vibradores en la vagina cuanto más grandes mejor, como puede verse en las películas porno. En realidad, la mayoría de las mujeres lo encuentran muy incómodo y poco satisfactorio. Los vibradores suelen usarse para estimular el clítoris o los pezones, los labios menores o el periné y la parte exterior del ano, pero casi ninguna suele introducirse nada en la vagina para alcanzar el placer que produce la masturbación.

Casi todas las mujeres mezclan distintos tipos de estimulación, dependiendo del día, de la hora y de las ganas. Pueden tener un orgasmo rápido o una sesión larga y muy excitante que tenga como consecuencia varios orgasmo encadenados. Pero todas las mujeres saben que están cosas no hay que ir a por ellas, son como las setas se las va encontrando uno.


¿Cómo se lo hacen los hombres?
Los hombres son bastante simples, han aprendido desde pequeños a “ir al grano” con rapidez y no se entretiene demasiado, suelen acariciar el tallo de su pene de arriba hacia abajo, haciendo que el prepucio se mueva sobre el glande hasta que la erección alcance toda su consistencia, luego lo sacuden con golpes enérgicos y a ritmo más vivo hasta que sienten que el orgasmo es irremediable, entonces paran y se concentran en las sensaciones.

No le piden nada más a su masturbación, la mayoría de los hombres lo consideran como una descarga que les libera de la tensión sexual, no piensan en ello como una forma de aprendizaje, o como una manera de estimular sus fantasías y de favorecer el desarrollo de su erotismo.

Son rápidos y muy expeditivos, lo que se diría en términos taurinos “suelen realizar una faena de aliño”. Estas prácticas no suelen ser muy recomendables, el organismo aprende a reaccionar con rapidez ante los estímulos sexuales y si esto se repite durante bastante tiempo luego no pueden pedir que sus relaciones sexuales sean lentas y pausadas, seguirán siendo como se les ha enseñado, rápidas y compulsivas.

Si un hombre quiere masturbarse bien, tiene que buscarse, ante todo, un lugar cómodo para hacerlo, el cuarto de baño, sobretodo cuando fuera hay una larga cola esperando, no es el lugar más adecuado. Tiene que empezar por estimular su fantasía, acariciarse todo el cuerpo, descubrir los lugares de su piel donde duermes las sensaciones eróticas y despertar todas las sensaciones. Prolongar la fase excitación hasta el límite de tensión extremo, parando y retomando la estimulación cuantas veces sea preciso. Seguramente que descubrirá como se puede mejorar la calidad de una orgasmo que seguramente consideraba perfecto.


Chorros de agua
El chorro de agua a presión de la ducha es un artilugio que tanto hombres como mujeres suelen usar para alcanzar el orgasmo. El agua caliente directamente en el clítoris o en el glande puede desencadenar un orgasmo rápidamente, es estupendo para lo que siempre van con prisas y les gusta salir de casa aseados y orgasmeados.

Cuando la pareja se masturba
La mayoría de las personas suelen sentirse muy incómodas cuando descubren que su pareja se masturba a solas y lo toman como señal de que no son suficiente para ella. Por esta razón la mayoría de las personas suelen masturbarse en secreto, a puerta cerrada y en silencio. La verdad que la mayoría de los que lo hacen, es por variar, por no dar la lata al otro o por darse un gusto en solitario. A todo el mundo le gusta cambiar de vez en cuando, la masturbación se adapta perfectamente a los estados de ánimo del usuario.

Lo ideal es que la pareja tenga la confianza suficiente para hablar de estos tomas como de otros, con sinceridad, amplitud de miras y comprensión. Se necesita mucha confianza para plantear el teme, pero una vez superada la incomodidad inicial, el acto de masturbarse y las razones por las que se hace puede ayudar a que la intimidad de la relación amorosa sea mayor y más relajada.